PLANES DE FELICIDAD LABORAL: CON MÉTODO SERÁN MÁS RENTABLES

publicado en: Sin categoría | 0

La felicidad ha sido un tema de reflexión desde tiempos inmemoriales, desde antes de los filósofos griegos hasta la actualidad. De hecho, cada vez son más las personas y organizaciones que tienen en cuenta la felicidad como un aspecto vital para la autorrealización, la satisfacción personal y el desarrollo de las organizaciones.

Siendo que el trabajo es un aspecto esencial y hace parte de la vida de todos, que mejor que hagamos la felicidad laboral realidad. Si tenemos que trabajar si o si, vale la pena trabajar felices, hacernos el ambiente lo más armonioso posible y aprender.

Photo de negocios creado por pressfoto

De este modo, sería excelente si existiera una consultora o entidad especializada en felicidad que nos haga el proceso fácil para instaurar la felicidad en nuestra vida laboral y personal. De ser así, ¿qué podría ofrecernos dicha consultora?

Primero de todo, hacer de la felicidad algo práctico y aplicable.

Está bien conocido que por un lado estarían las actividades o un plan de actividades dinámicas y divertidas para interactuar con las personas de una misma organización. Estas, además, deberían estar determinadas de manera coherente.

Tal vez te preguntarás ¿qué me gustaría que me ofrezca a mí como trabajador/a? y precisamente la mejor fórmula consiste en servicios que vayan dirigidos tanto a las personas y su felicidad individual, como de los grupos y la organización siendo la felicidad colectiva.

Una propuesta de Plan de Felicidad es el de aeía, en que se concibe que un ambiente laboral feliz está compuesto por la felicidad individual, el liderazgo feliz y la felicidad colectiva.

Tanto para la felicidad individual como para la colectiva, una demanda de las personas es saber o conocer cómo están, con cuáles herramientas o recursos personales, grupales y de equipo cuentan. Es muy importante tener medidas, por eso la evaluación de aspectos como clima, satisfacción, comunicación interna, entre otros, son necesarios.

De este modo, con la información y conociendo el punto de partida, tanto de las personas como de los equipos y la organización, se puede trazar un plan de actuación que acerque a todos los agentes a la felicidad.

Para ello han establecido cuatro ejes de actuación:

  1. Hacer que los colaboradores se sientan especiales
  2. Enseñar a las personas a ser más felices
  3. Dotar de emoción a las recompensas y beneficios
  4. Mejora continua del ambiente y vivencia de los valores

Algunas de las maneras de desarrollar el primer eje son a través de actividades de reconocimiento, como el aniversario de cada persona en la empresa (antigüedad), los cumpleaños de todos, fechas especiales relacionadas con la familia o que incluyan la participación de familiares.

Teniendo en cuenta que muchos somos expertos en complicarnos la vida y amargarnos con facilidad, sería de gran utilidad que alguien nos diga cómo ser más felices. Según Fred Luthans, la satisfacción laboral y satisfacción de la vida están altamente relacionadas, por lo que una afecta los resultados de la otra y viceversa. Por eso, si queremos organizaciones felices, debemos asegurarnos de contar con personas felices. Así que incluir el desarrollo y crecimiento personal en los asuntos de la empresa y en el programa de capacitaciones es ideal y efectivo.

Con frecuencia y desde que somos chicos nos han enseñado a que nos dan regalos o premios por hacer las cosas bien; sin embargo, muchas veces tendemos a contar de antemano con esas recompensas y olvidamos su relación con nuestros actos. Esto mismo sucede en las organizaciones, las recompensas y beneficios que se le da a la plantilla tiende a dejar de ser valorada con el paso del tiempo.

Photo de ribbon creado por jcomp

Es por eso que lo han considerado como un eje central, ya que es muy importante que se mantenga esa idea de valor agregado en todos los de una compañía. Aunque suene tedioso es realmente fácil conseguir que los beneficios sean percibidos como tal, siempre que se le dé un mayor componente emocional.

Por otro lado, la mayoría de las empresas tienen valores propios por lo que se rigen, estos corresponden a aquello que dentro y fuera de la empresa está más valorado en relación a como las personas se comportan. Del mismo modo, esos valores dan una idea de lo que se espera de cada persona de la organización, de aquí la importancia que sean claros para todos.

Además de ser claros, para que la gente los viva deben tener una guía de comportamientos, de este modo cuanto más claro mejor. Son tan importantes que impactan en el clima laboral, por todo esto, lo que se haga por la felicidad y bienestar de las personas, TODAS, el 100%; que sea coherente con los valores, seguro dará un excelente clima en el que todos se sientan satisfechos y quieran dar más de sí mismos.

Por último y no menos importante, nadie es feliz por obligación, ser feliz es voluntario y depende de la decisión de cada uno. Allí reside el reto, inspirar la felicidad para que TODAS hagan parte de la felicidad en el trabajo y QUIERAN hacer parte.

Eliana Torres Hernández

Científica de la psicología organizacional en

aeía.

Dejar una opinión